top of page

Pepe Menéndez: “La escuela debe ser un lugar para la esperanza”

El divulgador español, maestro de maestros y uno de los referentes más importantes de la actualidad, habló en la jornada “Imagina la educación” que organizó Ticmas en la ciudad de México.


“La escuela debe ser un lugar para la esperanza”. La primera frase de Pepe Menéndez —con cierta resonancia de las ideas de Paulo Freire— fue un llamamiento a que la escuela se convierta en el territorio desde donde hacer frente al desconcierto y la fragilidad. “Hemos pasado de la urgencia del hambre a la urgencia del bienestar emocional”, dijo al hablar de la salida de la pandemia, y más adelante mencionó un hecho clave en ese camino: “Del derecho a la educación hemos pasado al derecho del aprendizaje”.





La responsabilidad de la escuela y de los maestros, entonces, es la de crear contextos propicios para el aprendizaje. La educación presencial, que fue un reclamo continuo durante los tiempos de la cuarentena, no es, dijo, garantía de nada. Como todos los grandes descubrimientos —del fuego al rayo láser—, la presencialidad tiene dos caras: puede sostener la estigmatización de los estudiantes en un sitio que nada tiene que ver con ellos, pero también puede ser la palanca más valiosa para el proceso de rehumanización.

La escuela tiene la potencia de convertirse en el ámbito de las interrelaciones personales, un terreno de espacios y tiempos propios, una ventana a nuevos conocimientos, un pilar en la construcción de la propia identidad. Pero para eso, es necesario pensar qué modelo de escuela queremos. “La principal dificultad para cambiar es el techo de cristal que limita nuestras creencias”, dijo Menéndez. Algo que tal vez pueda quebrarse con capacitación y formación docente, y trabajo entre pares: “Creer que se puede aprender solos es de necio, egoísta e insolidario”, dijo tajante.

Hacia el final de la charla, dejó una última reflexión: “Hay que atreverse a implementar nuevas propuestas a pesar del vértigo que produzcan, y de las propias inseguridades”. Y con una frase de Paulo Freire que le daba al educador el doble rol de maestro y aprendiz, afirmó: “La innovación es un instrumento para conseguir la educación que soñamos”.

7 visualizaciones0 comentarios
bottom of page