top of page

Francesc Pedró y las universidades en Latinoamérica: “Vamos hacia una globalización de la educación"

El titular del Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe habló en el espacio que Ticmas montó en la feria Virtual Educa de Medellín y señaló las razones por las que la educación universitaria debe pensarse como una red regional.


A punto de cumplir veinticinco años, el Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe ayuda a construir mejores políticas en educación, tanto por parte de los gobiernos nacionales, como por parte de las universidades. Además, tiene la misión de favorecer el vínculo entre los países de la región, pero sin perder una visión global: el Instituto es la voz técnica de la UNESCO en materia de educación superior.

Su director es Francesc Pedró. La paradoja de que sea un español quien coordine los esfuerzos de Latinoamérica desaparece casi en el instante mismo en que se comienza a hablar. Su compromiso es tal que evapora las fronteras. Habla con entusiasmo y pasión de todos los tomas, pero, sobre todo de uno que podría cambiar las reglas del juego de la educación: en los próximos días, más precisamente el 23 de noviembre, entrará en vigor un convenio que fomentó el Instituto para que las universidades latinoamericanas puedan reconocer las distintas titulaciones obtenidas en cada país. La educación entraría en una nueva etapa con una red que podría tener desarrollos tan imprevisibles como ventajosos.



Pedró visitó el espacio de diálogos que la experiencia educativa Ticmas montó en la feria Virtual Educa de Medellín y habló de este ambicioso proyecto, pero también de la necesaria reconfiguración de la educación superior y los vínculos que se deben promover entre el nivel secundario y el terciario.

Una entrevista imperdible, plagada de conceptos y de un profundo análisis de las problemáticas más urgentes de la educación.

El Instituto de la UNESCO nació en el momento en que empezaban a proliferar las universidades. Ahora hay instituciones de educación superior que se han desprendido de las universidades. ¿Cómo cambia la dinámica y cuáles son las problemáticas en torno a esto?

—El concepto de universidad apareja inextricablemente la función formativa con la función de investigación. Nuestras sociedades y economías han necesitado cada vez más y más profesionales de nivel superior cuya formación no tiene por qué darse en instituciones que dedican buena parte de sus recursos a la investigación. Al mismo tiempo, la creación de estas instituciones de educación superior ayudan a la democratización de esa educación. Generan oportunidades porque ofrecen titulaciones de menor duración con una mayor implicación en el mercado laboral, y son puertas de acceso a la educación superior que, si todo va bien, con políticas de flexibilización, le permiten a graduado continuar adelante si lo desea.

5 visualizaciones0 comentarios
bottom of page